La pandemia dispara la demanda de viviendas de construcción industrializada

La llegada del covid a nuestras vidas ha supuesto un cambio en la forma de trabajar, de relacionarnos y, sobre todo, en la cantidad de tiempo que pasamos en casa. La vivienda ha pasado de ser el lugar donde habitamos a convertirse, también, en nuestro centro de trabajo, el espacio donde disfrutamos del ocio, hacemos ejercicio y nos reunimos con amigos y familia -aunque sea virtualmente-. Hoy, más que nunca, nuestra casa es nuestro refugio.

La búsqueda de viviendas fuera de las ciudades o la posibilidad de ubicar una casa en un terreno sigue creciendo ante la posibilidad de que, en el futuro, sigamos pasando mucho tiempo en casa. En este sentido, la pandemia ha disparado la demanda de sistemas de construcción, como la industrializada, que ofrecen soluciones de habitabilidad alternativas y rápidas que mejoran nuestras vidas.

La construcción industrializada es una forma de construir más rápida, más eficiente y más sostenible, válida para todo tipo de formatos y usos: desde la vivienda unifamiliar a los pisos para alquiler, pasando por hoteles, residencias u hospitales. Todo es susceptible de ser industrializado.

Las nuevas circunstancias demandan nuevas soluciones que amplíen las posibilidades, reduzcan las incertidumbres y los plazos y nos permitan disfrutar al máximo del tiempo que pasamos en casa.

Conoce en este artículo de Paco Vega para eleconomista.com cómo la construcción industrializada está detrás de distintas soluciones habitacionales para familias y jóvenes.