El gemelo digital, nuevo paso en la transformación de la industria de la construcción

La industria de la construcción sigue avanzando en su transformación digital con la incorporación de tecnologías propias de la industria 4.0. La robotización, la impresión 3D o los nuevos materiales son algunas de las tendencias que han venido para quedarse. Pero, la utilización de los gemelos digitales es, quizás, la que mayor recorrido presenta para el sector de la construcción industrializada.

Contar con un digital twin -una réplica virtual del producto o del proceso que simula el comportamiento de su homólogo físico- permite experimentar sin riesgos, monitorizarlo, analizar su reacción ante determinadas situaciones y mejorar su rendimiento. Algo muy beneficioso para los procesos de fabricación y un avance decisivo en construcción industrializada. Se prevé que en unos años la mitad de las compañías industriales usará gemelos digitales, lo cual les ayudará a aumentar su eficacia en un 10%.

El uso de gemelos digitales permite integrar el big data, el internet de las cosas y la inteligencia artificial y obtener un feedback inmediato de la actividad para aplicar las posibles correcciones en un tiempo récord.

En la industria de la edificación, ya existen iniciativas como Kubik, el primer edificio europeo con gemelo digital, que sirve como espacio de experimentación. Los más de 3.000 sensores instalados en sus 3 plantas recogen la información de cuanto ocurre en el edificio para trasmitirla en tiempo real a su gemelo digital y comprobar, así, el comportamiento del producto en un entorno real antes de comercializarlo.

El siguiente paso será conseguir que el entorno donde tiene lugar la construcción – la nave o el edificio que alberga la fábrica y los almacenes- tenga su propio gemelo digital. En este sentido, algunas iniciativas trabajan con drones -que se desplazan por el edificio- para escanear con precisión todos los rincones y trasladar la información a un software que genere la réplica.

Este nuevo paso es, sin duda, decisivo para la construcción industrializada, pues hará posible una automatización completa en la generación del modelo real de la fábrica, donde los gemelos de la maquinaria y los distintos procesos puedan integrarse.